El PPCV exige al Botànic II cinco líneas irrenunciables para un cambio de rumbo en Educación

El PPCV exige al Botànic II cinco líneas irrenunciables para un cambio de rumbo en Educación
Icono fecha
01-06-2019

31, mayo, 2019.- La portavoz de Educación del Grupo Popular en Les Corts, Beatriz Gascó, ha exigido al futuro Botànic II la aplicación de “cinco líneas irrenunciables para cambiar el rumbo de la Conselleria de Educación antes de que sea demasiado tarde”.

   Gascó ha exigido al nuevo Consell un cambio radical en sus políticas educativas, “ya que es uno de los problemas que más preocupa a los valencianos y una de las áreas donde Puig ha cosechado sus mayores fracasos en la legislatura anterior”. “las políticas educativas implantadas por la izquierda han tenido más de 40 sentencias contrarias y han logrado enfadar a todo el sector educativo sin excepción: a las familias, equipos directivos, a los docentes por el incremento de las cargas burocráticas, a los interinos por no cumplir lo prometido e incluso a los inspectores por relegarlos a la irrelevancia”.

   La portavoz popular ha indicado que “pedimos, en primer lugar, un compromiso firme por una educación plural en la Comunitat Valenciana, donde se dé estabilidad jurídica a las familias, donde se garantice que los padres y madres puedan optar al mismo modelo desde que escolarizan a sus hijos hasta que terminen la educación en el mismo centro, sea obligatoria o post-obligatoria. Pedimos que se garantice la libertad de elección y que el alumnado pueda terminar su etapa escolar en la lengua que escogieron sus padres o tutores legales”.

   “En segundo lugar –ha continuado- incrementar la presencia del inglés. Es fundamental que se permita a los centros crecer en la enseñanza en inglés todo lo que ellos puedan ofertar y las familias demanden. Si un centro puede dar hasta el 80% del inglés, que se le permita poder hacerlo. Además, exigimos que el castellano siempre se imparta como asignatura troncal, tal y como obliga la ley. Ahora se están dando en castellano, en muchos centros, sólo la educación física o la artística, arrinconando al castellano y convirtiéndolo en una lengua residual en la enseñanza”.

   Para Beatriz Gascó, “otro compromiso irrenunciable debe ser dotar económicamente al decreto de educación especial, porque un decreto sin dinero es un fracaso. Otra de las grandes quejas de la legislatura anterior fueron las de los familiares del alumnado más vulnerable. No se pueden volver a cometer los mismos errores y consideramos que hay que hacer un esfuerzo mayor para mejorar la atención del alumnado con necesidades educativas especiales”.

   En cuarto lugar, “la universalización de la escolarización de 0 a 3 años en colaboración con los centros público-privados. Tenemos una red ya existente formada por grandes profesionales, con unos centros de mucha calidad, y esa inversión y trabajo no se puede despreciar ni tirar a la basura. Por eso queremos que se haga unbono-infantil donde se dé ayudas del 100% del coste del puesto escolar a todas las familias y en todos los niveles para que de forma libre escojan, sin coste, el centro al que quieran llevar a sus hijos en esta etapa tan importante”.

   La diputada popular ha manifestado que “el quinto punto es la transparencia a través de la rendición de cuentas y la evaluación del sistema educativo. La opacidad ha sido otra característica del anterior Botànic y queremos que no se siga trabajando de la misma forma. Opacidad tanto en la construcción de centros educativos, porque no se sabe cuál es la prioridad a la hora de construir unos u otros centros; dijeron que rendirían cuentas cada seis meses y no se ha hecho. Y también opacidad con los resultados académicos. Es una incógnita la evolución que se ha tenido en los últimos cuatro años del Consell de Puig y Oltra. Exigimos que toda la sociedad pueda conocer esos resultados académicos”.

   Por último, la diputada popular ha pedido a Puig que “no vuelva a entregar educación a alguien que actúa con sectarismo. Por coherencia, por sentido común, debería poner al frente de la Conselleria a una persona que no sea radical ni independentista, que no anteponga el interés de su partido al interés de los alumnos, que reciba a todo el mundo y no solo a los de su cuerda, y que apueste por un educación plural para mejorarla. No puede volver a convertir la educación en el corralito particular de unos pocos que no representan a casi nadie intentando implantar un modelo único”.

Compartir